viernes, 31 de enero de 2014

Homenaje a Juan José Padilla

.

Hoy ha habido un magnífico acto de homenaje al torero jerezano Juan José Padilla en el Club de Carreras de Sanlúcar de Barrameda, que se ubica allá por la zona de Las Piletas, casi pegado a la playa.

Fui con Juan, con Rafa y con Cristobita. El uno es un seguidor personal del torero; otro compartió quehaceres y emociones taurinas y el tercero va porque quiere irse empapando de las sensaciones tertulianas y comunicativas que siempre genera la afición.

No conocía el lugar. Me da buena impresión y me recuerda ámbitos ingleses. No falta su picadero o pista de entrenamiento. El salón estaba abarrotado de gente.

En la parte izquierda se ha acotado un recinto donde está montada una exposición variados enseres de torear pertenecientes a Padilla: capotes, muletas, banderillas, fundón con estoques, vestidos de luces, carretón de entrenar, cabezas disecadas de toros distinguidos, trofeos, carteles...

Primero hubo una mesa redonda con toda la cuadrilla; en dos tandas, porque no cabían todos los componentes en la mesa. Abrieron fuego el apoderado, el mozo de espadas, el ayuda, los dos chóferes (el de cuadrilla y el personal) y uno de los picadores; el otro está en Valencia con sus funciones de vicedecano de la Facultad de Veterinaria. Después subieron al estrado los rehileteros, Miguelete, Mambrú y Duarte, con más miedo que si estuvieran en el ruedo ante un miura.

Muestran ser una familia con admiración a su jefe. Éste intervino espontáneamente en el coloquio, que se alargó bastante.


.




.


Después, asistimos a una emotiva conferencia de los veterinarios Antonio Ruiz y Antonio Moreno, muy bien declamada e ilustrada con un estudiado audiovisual. Finalmente intervino el homenajeado, ante un silencio emocionante. Hubo firmeza en su exposición, alma abierta y enorme defensa de la Fiesta. La ovación final fue cerrada, con todos en pie y el corazón encogido. Le llovían la felicitaciones y los abrazos. Todos se quieren fotografiar con el héroe (y yo). Grabé el sonido para Onda Jerez Radio. Hice también un buen reportaje de fotos, para Onda Jerez TV; y para muchos que me las pedían en particular. Entrevisté, de paso, al novillero valenciano Román, que inverna en Sanlúcar. Después, tocaba sesión de tapeo con Rafa, Juan y Cristobita.

.

jueves, 16 de enero de 2014

El canto más antiguo conservado

.


El “Himno a Nikal” es el canto más antiguo conservado. Se trata de un canto hurrita, que conocemos completo y data del año 1400 a.C. Está dedicado a Nikal, esposa del Dios-Luna; frente a los fenicios, para los hurritas la Luna era una divinidad masculina. El canto está escrito en una tablilla de arcilla con escritura cuneiforme, descubierta en de Palacio Real de Ugarit (hoy Ras Shamra, Siria). Se conserva en el Museo Nacional de Damasco.

La tabilla contiene el texto del Himno y la notación musical, así como unas instrucciones para cantarlo con una lira de nueve cuerdas .

La versión que propone Theo J. H. Krispijn es ésta:

“En cuanto a los que te ofrecen,
prepara dos hogazas en sus tazones,
mientras hago un sacrificio delante de él.

Han elevado sacrificios al cielo
para su bienestar y fortuna.

En el símbolo de la espada de plata
a la derecha de tu trono los he ofrecido.

Yo anularé tus pecados sin taparlos ni negarlos,
los traeré a Ti para serte agradable.

Tú amas a los que vienen a reconciliarse.
He venido a ponerlos ante Ti
para librarme de ellos con el ritual de reconciliación.

Te rendiré honores y a tus pies no […]
Es Nikal, la que los fortalecerá.

Ella permite que las parejas tengan hijos.
Ellas los permite nacer para sus padres.

Pero los progenitores gritarán:
“Ella no ha dado a luz niño alguno.
¿Por qué no tengo niños nacidos
de una verdadera esposa para Ti?”


La música se ha interpretado de diez maneras distintas. Oigamos la que propone Richard Dumbrill:
.




.







.

miércoles, 15 de enero de 2014

Viaducto sobre el río Tajo en Cañaveral